Joan Bentallé


Actor de cine, teatro y televisión

BIO: Algo de historia y un poco de chismorreo

Joan Bentallé nació Juan Carlos Martínez Bentallé el 23 de agosto de 1963, en el barrio del Clot de Barcelona. Este hecho, el de nacer en agosto, le ha impedido año tras año celebrar su cumpleaños el día que toca: la gente que él quiere suele estar de vacaciones. Así que habitualmente lo celebra algún día de septiembre, el día que logra reunir un porcentaje alto de amigos y familia.

El marit invisible

El periodo que va desde su nacimiento hasta que aterriza en el mundo actoral es largo y lleno de suculentas anécdotas, a veces terribles, que él mismo suele contar, si viene al caso, en clave de humor, de buen humor, uno de sus rasgos más deslumbrantes. Desde el colegio hasta la mili, desde un supermercado a una tienda de delicatessen, todo conforma un panorama que dio pie a Isabel Olesti a escribir una novela inspirada en esa época de su vida, El marit invisible. ¡Bueno, había que decirlo! ¡No todo el mundo puede presumir de tener una novela basada (¿vagamente?) en su vida!

Su tendencia a lo actoral, en cuanto a su amor por dar, por hacer sentir, por aportar alegría, es innata. Pero se decide a meterse de lleno de forma profesional bastante tarde, a una edad en la que actores y actrices ya han salido del Institut del Teatre, institución a la que él no puede optar: la situación económica en su casa le hizo empezar a trabajar muy joven, teniendo que dejar los estudios en la cuneta.

Su capacidad para fascinar con sus habilidades comunicativas hizo que algunos de sus amigos le animaran a estudiar técnicas teatrales e indagar en sus posibilidades como actor. Descubre todo un mundo estudiando con Txiki Berraondo. Todo un mundo y muchas personas que irían conformando su gran círculo escénico, por llamarlo de alguna manera, esas personas con quien compartir lo bueno y lo malo de esta profesión, las que muchas veces son el soporte necesario para no tirarlo todo por la borda en los momentos difíciles. Llega la época de los mil castings para mil figuraciones en películas en las que uno se desgañita en el estreno por verse sin conseguirlo. Pero eso no le desanimó; claro que no es el único a quien le ha sucedido: pocos pasan de la escuela al estrellato.

El Joc de l'Impudor

En la época en la que se quemó el Liceo de Barcelona, el director teatral Rafel Duran le da la oportunidad de participar en el montaje que estaba realizando, El joc de l’impudor (1994), basado en textos del escritor francés Hervé Guibert. Se estrenó en el Teatre Malic de Barcelona. Una experiencia intensa y enriquecedora. (No, el de la foto no es JB).

Llega el momento inesperado en el que el director José Antonio de la Loma lo escoge para protagonizar lo que sería su última película (la de de la Loma), Tres días de libertad (1995), una película inscrita en la trayectoria de cine quinqui del director. ¿Qué hacía un pardillo como JB protagonizando una película como ésta? Si os atrevéis (está en Youtube), podréis disfrutar de lo lindo con este film trasnochado y extemporáneo, no sin antes haber tomado alguna sustancia que os permita minimizar los daños cerebrales a los que os exponéis. La experiencia con de la Loma fue entre horrible y traumática. A JB no le supuso nada: ni dinero, ni éxito, ni aprendizaje, ni reconocimiento… y casi se ahoga en una piscina (¡totalmente cierto!).

Habiendo sobrevivido a la experiencia, y después de un largo casting, JB entra a formar parte de la última etapa de Barrio Sésamo (1996-2000) de TVE. Manipular muñecos se le daba (da) bien, tenía bastante gracia y era (es) capaz de hacer las voces más increíbles, pero hacerlo en la tele y cobrar por ello fue un regalo de los dioses, una compensación por lo de la piscina, seguro.

Bluki

Se mete de lleno en su personaje, literalmente: encarna a Bluki, un muñeco corpóreo de color azul, una especie de osito entre ingenuo, buenazo y con algunas trazas de mala leche. Había pasado mucho tiempo de la época gloriosa de Espinete y de una televisión con sólo dos canales y Barrio Sésamo ya no se emitía en un horario lógico-infantil, es decir, por la tarde, cuando los niños merendaban mirando la tele después del cole. Se emitió por las mañanas (¡a las 7:30 h!), antes de que los niños se fueran a la escuela, momentos de malhumor y prisas para padres e hijos. Lógicamente, Bluki y sus compañeros de reparto no tuvieron el éxito de los personajes de antes, pero la experiencia para JB fue magnífica y bastante larga. Uno de los momentos grandes fue cuando JB tuvo que viajar a Nueva York para que le ajustaran la nueva versión de su muñeco, de Bluki. Se codeó con los auténticos Kermit y Miss Peggy en la Jim Henson Company, una experiencia de la que pocos pueden presumir y que hará rabiar a más de dos o tres friquis.

Paralelamente, JB decide montar su primer monólogo, D’ofici, xarcuter (1998), que estrenó en el entrañable, y desaparecido, Teatre Malic, situado en el barrio del Born de Barcelona. Se trataba de una disparatada obra que intercalaba texto entresacado de improvisaciones y canciones originales, un relato inspirado libremente en sus experiencias como charcutero en esa tienda de delicatessen nombrada al principio de este texto. Lo dirigió Elena Vilaplana, amiga y actriz.

No tenen vergonya

Más adelante, estrenaría en el mismo teatro su segundo monólogo, No tenen vergonya (1999), dirigido por Teresa Urroz, amiga, actriz y directora teatral: una crítica al mundo de la telebasura en el que todo vale por conseguir audiencia. De nuevo, un texto propio con canciones compuestas para la ocasión.

Interpretando D’ofici, xarcuter en Vilanova i la Geltrú, Jordi Milán de La Cubana lo ve y lo ficha para el programa de televisión Me lo dijo Pérez (1999) para Tele5. Un programa simpático con un montón de actores e invitados que dura un suspiro en la parrilla de la cadena, a pesar de contar con José Corbacho, Santi Millán, Yolanda Ramos… ¡y Joan Bentallé, claro! JB interpretaba varios personajes, en el estilo inconfundible de La Cubana.

La directora teatral Ana Silvestre (cotilleo: tía del guapísimo Miguel Ángel Silvestre) le llama para colaborar en Historias de Blanche (1999) de Noëlle Renaude, estrenada en el Teatre Artenbrut (otro teatro desaparecido…), dentro de la programación del Festival Grec de Barcelona.

Realiza su primera incursión en el mundo de la radio con el programa Fes-t’ho com vulguis (1999) de M80 Ràdio, dirigido por David Martí. Desata sus personajes más disparatados para una audiencia gay (se supone que era el primer programa dedicado al colectivo en una radio comercial). Con libertad absoluta, se lo pasó en grande.

Francament Franc

JB decide ponerse en manos de Joan Busquets (1956-2010), payaso, director teatral y gestor cultural, para crear su siguiente monólogo, Francament Frank (2001). Lo estrenaron en la Sala Muntaner de Barcelona. Una obra de “teatro futurista” que plantea un mundo en el que todos están cansados de lo virtual y los multicines se han convertido en “multiteatros”, en un ansia por lo físico, lo “real”. Frank es un actor frustrado que se dedica a trabajar en la trastienda y que, por error, tiene la oportunidad de actuar ante el público... y la aprovecha.

La 2 de Televisión Española lo elige para presentar Euròtics (2002). El programa quería acercar el concepto de Europa a la población. No tuvo demasiado éxito y si se busca en Internet, Google ofrece escasos resultados… no existe ni en el archivo de la web de Radiotelevisión Española… A pesar de todo, fue un reto personal para JB: ¿por qué todos los presentadores de televisión disponían de teleprompter y él tenía que memorizar todo el programa completo de 30 minutos?

Vuelve al teatro nuevamente con la directora Ana Silvestre: Les filles de King Kong (2002) de Theresia Walser. Se estrenó en el Festival de Teatro de Sitges. La Sala Beckett de Barcelona ofreció esta obra en la que se cuestiona la vejez, las residencias de ancianos y sus cuidadores en clave tragicómica. JB interpretó a un anciano que, entre otras cosas, no sabía nunca dónde había dejado las llaves, al igual que le pasa en la vida real.

Lubina con Jennifer López

Barrio Sésamo termina y, después de otro casting, entra a formar parte de Los Lunnis (2003-2013), de TVE. Manipula e interpreta a la bruja Lubina. El programa alcanza mucho éxito gracias a su canción Nos vamos a la cama, emitida hábilmente emulando el Vamos a la cama de la familia Telerín. Los personajes de Los Lunnis graban muchos CD de canciones, que alcanzan en varias ocasiones el número uno en la lista de ventas. Los muñecos se ven por todas partes y graban especiales de televisión en Navidad con estrellas como Alaska, Lolita, Shakira, Robbie Williams, Chayanne, Coldplay, Amaral, Carlos Baute… Lubina entrevistó a la mismísima Jennifer López. En la foto, Jenny a la izquierda y Lubi a la derecha, por si acaso...

Combina en esa época su trabajo con los muñecos con el mítico programa de Antena 3 Homo Zapping (2003), dirigido por José Corbacho. A pesar de no estar entre sus habilidades actorales, en principio, la de imitar a otros, nos divirtió enormemente con sus remedos de Jorge Javier Vázquez, Jordi Hurtado y otros personajes anónimos, como el travestido de “¿puedo bailar?”. En Youtube hay cosas.

Homo Zapping

Ese mismo año también colabora en la serie de TV3 Setze dobles (2003) interpretando el papel de Valentí, el recepcionista del hotel, un personaje de reparto con ciertos toques cómicos.

Aprovechando su habilidad para dibujar animalitos, contactar con los niños y contar historias, crea un espectáculo/animación infantil titulado El lápiz mágico (2004), todavía en marcha. Disfrazado estrambóticamente de “Profesor Maravillas”, JB dibuja el animal que el niño le pide mientras le cuenta una historia. El dibujo es regalado al niño para que lo coloree y lo tenga en casa. Ha llevado, lleva ya desde hace años, este personaje a las habitaciones de la sección de Oncología Pediátrica del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, donde hace su especial voluntariado con la AFANOC para animar a los niños hospitalizados que padecen cáncer. Las experiencias son intensas, emotivas, felices y llenas de realidad.

Colabora en el programa 52 (2004) de Localia TV con su muñeco Fermín. Es un peluche rojo que representa un toro. Hace entrevistas por la calle, por supuesto, nada convencionales…

El Lápiz Mágico

La autora y directora teatral Beth Escudé le llama para trabajar en su obra Aurora de Gollada (2006), que se estrenó en la Sala Tallers del Teatre Nacional de Catalunya, junto a Mònica Glaenzel, Silvia Bel y Quimet Pla. La obra trata con humor el tema escabroso de la violencia contra las mujeres por parte de sus parejas. JB interpreta varios personajes: policía, marido maltratador y presentador de show televisivo.

Vuelve a trabajar con Ana Silvestre en 35.4 Estem quedant fatal (2006) de Gemma Rodríguez. La obra se estrenó en el Teatre Tantarantana de Barcelona. Se trata de una tragicomedia inteligente y cáustica que habla del mundo de la empresa en una economía globalizada; de la falta de ética empresarial y de cómo se abusa del poder. Un tema que seguramente nadie conoce…

También en 2006, realiza una colaboración en Salvador (Puig Antich), dirigida por Manuel Huerga, un papel que en el montaje final se queda sin texto… JB da muy bien de polijoputafranquista. Quizás de aquí sale su vertiente de personajes con mala leche, polis incluidos. 

Sigue con el toro Fermín en otro programa, Made in Barcelona (2007), dirigido y presentado por Daniel Domenjó en la extinta UrbeTv. Fermín hace reportajes y co-presenta, a ratos, el magazín. JB también interpreta a Urbeman, un superhéroe urbano, y otros personajes a pie de calle y en el plató, todo bastante loco…

Continuando con el tema muñecos, JB se hace con la dirección de manipuladores del programa veraniego de TV3 Pol & Cia (2007), en el que también interpreta al personaje protagonista, Pol Txinel·li. Una parodia simpática de los late shows hecha con marionetas. Otra experiencia agradable y enriquecedora.

Regresa a la radio colaborando en el programa Miopia (2007) de Ona FM (Cadena Ser), dirigido por Pere Espinosa.

En la serie Hospital Central (2009) de Telecinco interpreta un papel de reparto, un psicólogo excéntrico que intenta sacar algo en claro del personaje interpretado por Pablo Carbonell. Sus andanzas por las teleseries siguen con otro papel de reparto en 18 (2009), una malograda serie para adolescentes de Antena 3. JB interpreta un profe con bastante mala leche. También participa en el programa de Florentino Fernández y Josema Yuste ¿Y ahora, qué? (2009), emitido en TVE.

Siguen colaboraciones cinematográficas en Bruc (2009), dirigida por Daniel Benmayor y Johan primero (2009), dirigida por Johan Kramer.

Su lado cómico surge de nuevo en sus participaciones en el programa de humor de Antena 3 La escobilla nacional (2010), una parodia de los programas basura presentado por Àngel Llàcer.

Decide ponerse detrás (y delante) de las cámaras dirigiendo su propio cortometraje: Déjate morder (2010). Además de dirigirlo, es coguionista, productor y protagonista. El corto se ha visto en numerosos festivales de cine, incluido el Festival de Sitges 2010, en la Sección Especial Cortos, y ha recibido el Premio del Público en el Festival Zinema Zombie Fest 2011 de Bogotá, Colombia. También pudo verse en el programa Somos Cortos de TVE. Puedes verlo en Vimeo.

Interviene en la serie Gavilanes (2011) de Antena 3 con un personaje “capitular”, es decir, que aparece y desaparece en un capítulo.

Vuelve a subirse al escenario teatral con la obra De puta a diputada (2012) en el Club Capitol, dirigida por Juanjo Sánchez. La obra quiere enseñar el recorrido de una chica de barrio que llega a política después de vender su personalidad e intimidad en programas del corazón. JB interpreta varios personajes, desde un presentador televisivo, clon patético de uno muy popular que no hace falta nombrar, hasta un político que aúpa a la protagonista hasta los más altos niveles de la política. La obra no opta a ningún premio teatral.

En la actualidad, entre otras cosas, está interpretando el personaje Víctor en La Riera (2012 y 2013), serie de TV3. Otro policía, malo y corrupto. También ha preparado su nuevo monólogo, Inhumans (2013), dirigido por Teresa Urroz, que ha estrenado en febrero en la Sala Trono de Tarragona.